Posteado por: Que es proyecto | marzo 3, 2011

Introducción para realizar un proyecto social de vivienda

Este artículo expone uno de los principales errores para realizar un proyecto social de vivienda.

Es importante saber que las decisiones con respecto a realizar un proyecto de vivienda, en Suramerica, en su mayoría se toman teniendo en cuenta el criterio de mínimo costo. Es decir, Si los beneficios sociales (que incluyen a los privados) son mayores que sus costos se justifica la realización del proyecto de vivienda.

El inconveniente de utilizar solo el criterio de costo mínimo puede presentar un sesgo, porque son los costos directos los que tienen mayor influencia. Los principales costos directos de proyectos de vivienda son: construcción y terreno. En este sentido, si existe una tipología de vivienda los costos de construcción, independiente del terreno, son semejantes. Por lo tanto, el aspecto de mayor influencia sobre la decisión será el terreno. Y como lo expresa, De la Luz Nieto (2003) el precio del suelo es lo que determina las decisiones de inversión de vivienda.

Lo expresado en el párrafo anterior es de mucha importancia y se debe manejar con delicadeza. A favor, se puede concluir que una forma rápida y simple de valorar un proyecto de vivienda son las condiciones y valor del terreno. Sin embargo, el suelo es más barato en aquellos lugares en que existe una menor cantidad de servicios urbanos, es decir, donde no existe la infraestructura de agua potable, electricidad, transporte, entre otros.

Por lo tanto, los proyectos de viviendas sociales que presentan el mínimo costo son aquellos ubicados en terrenos de la periferia de las ciudades o municipios, escasamente dotados de la infraestructura y el equipamiento requeridos (De la Luz Nieto, 2003). Y como consecuencia, mayor ineficiencia en el gasto de recursos públicos, porque resulta más costoso realizar las inversiones complementarias que alcancen las condiciones optimas de servicios. Adicional a esto, existe la desmotivación de la población beneficiaria por la exposición durante un tiempo a ambientes de dificultad, como lo son las carreteras sin pavimento, escases de colegios y centros de salud cercanos.

En este sentido, al realizar un proyecto de vivienda social en la etapa de preinversión (o factibilidad) se debe incluir, además del costo de la vivienda, los servicios de agua potable, electricidad y evacuación de aguas servidas;  áreas verdes y juegos infantiles; educación y salud; vialidad y transporte.

La evaluación de un proyecto de vivienda social debe realizarse como proyectos integrales, donde se diagnostique las posibilidades de desarrollo económico, a través de la valoración de condiciones complementarias para un mejoramiento de la calidad de vida más la construcción la vivienda.

Por último, si tienes algún proyecto de vivienda con el cual desees asesoría puedes dejarme un comentario.

 

Bibliografía

De la Luz Nieto, M. (2003). Metodología de evaluación de proyectos de viviendas sociales. Santiago de Chile: Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social ILPES.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25 seguidores

%d personas les gusta esto: